Somos emocionales

Abre las puertas a las emociones positivas

01/05/21

Tal cual. Somos emocionales. Y es que somos más lo que sentimos, que aquello que pensamos. Más que los pensamientos, en nosotros como personas, existe algo con más peso, con más importancia. El resultado de la suma de las emociones y de los sentimientos. De ahí, la importancia de las emociones.

Si bien es cierto que la parte racional, esa parte que diferencia (en principio) el ser humano del resto de animales; quizás esto se tenga demasiado en cuenta para dejar de plantearse algo que quizás asuste plantearse y es que somos más seres emocionales que racionales.

Siempre estamos con un contínuo rum-rum en la cabeza que produce pensamientos, cálculos, indagaciones. Intentamos buscar en nuestra mente la manera de encontrar soluciones a los distintos problemas, ante diferentes pruebas que cada día la vida nos va plantando justo delante de nuestros ojos. ¿No te resulta agotador? El fondo de todo es que actuamos en cada una de estas situaciones en base al estado emocional en el que nos encontremos en ese preciso momento. Pero no nos detenemos a pensar, qué resultado tendremos al realizar estas acciones que salen directamente desde nuestra cabecita. Y todo por «estar bien y ser felices siempre».

 

 

Ni más ni menos. Deseamos y ansiamos ser felices y no solemos darnos cuenta de que la felicidad no dura toda la vida, ni años enteros, ni meses. La felicidad amiga mía, dura ratos y eso si suele suceder en cualquier momento de tu vida. Y seguramente lo sabes como sabes la importancia de las emociones en los seres humanos. Pero igualmente vas a por ello, a intentar estar siempre feliz porque crees que tu amiga, que tu hermano, que el vecino del 5º es feliz siempre, todos y cada uno de sus días … y tu no. ¡Ay, ay, ay! Aquí ya sale uno de los grandes males para tu autoestima, el creer que eres menos que los demás.

¿De verdad lo crees? Si es así es porque sabes perfectamente como viven esas personas con quienes tanto te comparas. Debes tener una cámara que está escondida en sus casas y desde ahí, como si fuera una cámara vigila bebés, puedes ver cada movimiento y cada expresión que sus caras y cuerpos denotan y todos, son de alegría, buen rollo y felicidad.

¡Vamos! Quítate ese pensamiento de la cabeza, que ni es cierto y tampoco te hace ningún bien. Somos emocionales, si. Pero tenemos que trabajar nuestras emociones y evitar todas aquellas, que lo único que traen a nuestra vida es toxicidad. La importancia de las emociones consiste en descargarte de esa negatividad que amasas día a día y que pones con tus propias manos en la mochila de tu vida.

Desde luego que con esta manera de perseguir lo perecedero, creyendo que es perenne, que los demás tienen algo que tu no tienes y sin darte cuenta de que es algo efímero que se va igual que viene y que no se tiene, ni se obtiene. Nada de eso, sino que se disfruta cuando sucede.

¿Pero que pasa? Vas pasando la vida, persiguiendo un algo que ha de tener una sonrisa de oreja a oreja pero que no lo ves. Un malestar terrible se adueña de ti, creándote nervios, ansiedad, tristeza, un odio infundado hacia otras personas porque crees que ellos tienen «Tú tesoro». Cuando has de entender que el tesoro al que llamas felicidad está en ti.

 

No vemos cuando nos dominan las emociones negativas

 

Creas una capa delante de tus ojos y fabricas una venda tupida y opaca sin darte cuenta. Me explico un poco más por si aún no ves lo que te quiero decir.

Respira hondo y párate a pensar (ahora si toca pensar) en un momento de tu vida en el que te hayas sentido feliz. Solo uno, aunque sé de sobras que son muchos más. Son como poco decenas y decenas de ellos. Pero, dejemos esos a un lado y céntrate en un momento de tu vida en el que te hayas sentido feliz. ¿Lo has pensado? ¿Lo has encontrado? Ahora cuéntame en comentarios como te sentiste, que te aportó y qué te produce a nivel emocional tener ahora ese recuerdo.

También espero que me digas si te apetece que te ha parecido este post que, ¡con toda seguridad, va a tener una segunda parte!

Entradas relacionadas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola, ¿en qué puedo ayudarte?
Hola,

Dime, ¿en qué te puedo ayudar?